Calle barcelona

Creu Coberta

Viajes ¬Ľ viajes ¬Ľ Creu Coberta

Hoy en d√≠a se tiende a hacer las compras en gigantescos y modernos centros comerciales, sin embargo la Creu Coberta de Barcelona invita a los vecinos y a los visitantes a comprar de otro modo, a la antigua usanza. Paseando por la ciudad y entrando en establecimientos m√°s peque√Īos y familiares, donde el trato es m√°s cercano y personal. Esto se puede hacer en la carrer Creu Coberta que se inicia en la famosa Plaza d‚ÄôEspanya a los pies de la Monta√Īa de Montju√Įc.

Associació de Comerciants de Creu Coberta

La uni√≥n hace la fuerza, por eso esta asociaci√≥n re√ļne a los propietarios de las tiendas distribuidas en este sector de la Ciudad Condal. All√≠ se encuentran tiendas de zapatos y textiles, tambi√©n perfumer√≠as o de productos de marroquiner√≠a. As√≠ como tambi√©n se pueden encontrar locales de reconocidas franquicias o de cadenas comerciales, no obstante negocios que se basan en el mismo argumento de especializaci√≥n y cercan√≠a que los comercios m√°s peque√Īos. Todo ello crea un conjunto de tiendas en las que poder hacer interesantes compras, tanto para recuerdos del viaje a Barcelona como para productos que se necesitan y que no se encuentra el momento para adquirirlos.

El barrio de Hostafrancs

Este es el barrio donde se encuentra la vía de la Creu Coberta, que es su eje principal. Por allí, además de aprovechar para hacer compras, por ejemplo en el cercano Mercado de Hostafrancs cuyos orígenes se remontan a 1888, también se puede aprovechar para turistear, ya que es una zona con su propia historia. Y muy antigua, ya esta misma calle de Creu Coberta fue el Camino Real, que a su vez se levantó sobre el trazado de una antiquísima vía romana. Incluso el nombre de Creu Coberta tiene un origen histórico, ya que ese topónimo recuerda una cruz de término que hubo en esta zona, cuando esta área no pertenecía a Barcelona sino a Sants.

Los parques de la zona

En definitiva, pasear por la calle Creu Coberta y el barrio de Hostafrancs es una experiencia puramente de turismo urbano, donde se descubre la vitalidad de la ciudad en un punto relativamente alejado del centro, aunque extraordinariamente bien comunicado por metro y autob√ļs urbano. No obstante, si se desea descansar un poco del asfalto, muy cerca hay dos parques para relajarse. Uno es el Parc de l‚ÄôEspanya Industrial y el otro es el Parc de Joan Mir√≥, inaugurado poco antes de la muerte del pintor barcelon√©s.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *