San Francisco

GU√ćA DE SAN FRANCISCO

Viajes ¬Ľ viajes ¬Ľ GU√ćA DE SAN FRANCISCO

Al igual que los desniveles de San Francisco invitan a alquilarse un Mustang, ponerse una bomber y convertirse en el Steve McQueen de la película Bullit. Y es que mientras estés en San Francisco, todo el tiempo te va a parecer un viaje de cine.

San Francisco y el cine

Guau, San Francisco ¬ŅQui√©n no tiene en la mente la imagen de viejos tranv√≠as de madera ascendiendo por cuestas imposibles? ¬ŅQui√©n no sabe que en la isla de Alcatraz estuvo uno de los presidios m√°s infranqueables? ¬ŅQui√©n no se ha imaginado atravesando el Golden Gate, pasando de la niebla en una orilla de la Bah√≠a de San Francisco a sol radiante en la otra? Todas esas son tus visitas obligadas durante tu viaje a esta ciudad de California, a orillas del Pac√≠fico. Todas estas y muchas otras que siempre tienen el aroma de cine m√≠ticas.

Chinatown

Por ejemplo, es imposible recorrer Chinatown en San Francisco y que no nos venga a la cabeza un joven Jack Nicholson, aunque en aquella ocasi√≥n se tratar√° del Chinatown de Los √Āngeles. Este barrio chino no es el √ļnico oriental en la ciudad, tambi√©n est√° Japantown. Y es que San Francisco es una mezcla hist√≥rica de culturas. Por un lado los espa√Īoles, basta ver el nombre del religioso que le da nombre. Por otro chinos y otros orientales que llegaron a aqu√≠ a la b√ļsqueda de trabajo. Y por √ļltimo, los pioneros y buscadores de oro que atravesaron el pa√≠s para llegar hasta este lugar de prosperidad. Todo eso es historia, pero tambi√©n presente, porque durante tu estancia en la ciudad ver√°s gente de todo el mundo, establecida aqu√≠ como lugar de oportunidades.

En tranvía y en coche por San Francisco

Ser√≠a ilimitado citar las pel√≠culas en las que aparece este m√≠tico medio de transporte. Siempre subiendo y bajando cuestas, siempre lleno de gente, siempre con alguno que se sube corriendo sin pagar. Y as√≠ es en la realidad. Te subir√°s en el tranv√≠a y esperar√°s que en cualquier momento alguien grite acci√≥n al empezar a bajar una cuesta y qui√©n sabe lo que pasar√° despu√©s. Aunque para cuesta famosa la de Lombard Street. No es la m√°s empinada y pero si la m√°s curveada. Ni sue√Īes viajar a la velocidad que lo hizo Clint Eastwood transformado en Harry Callahan. Es imposible, porque ahora se baja en lenta procesi√≥n de vecinos y turistas. Al igual que los desniveles de San Francisco invitan a alquilarse un Mustang, ponerse una bomber y convertirse en el Steve McQueen de la pel√≠cula Bullit. Y es que mientras est√©s en San Francisco, todo el tiempo te va a parecer un viaje de cine. Por ejemplo, si vas hasta Alamo Square, ver√°s las Painted Ladies, una hilera de elegantes casas victorianas pintadas de diferentes colores. Y te preguntar√°s ¬Ņen qu√© serie he visto esto? Y hablando de series, ¬Ņalguien recuerda Twin Peaks? Pues s√≠ aqu√≠ hay una colina con ese nombre que proporciona unas maravillosas vistas de la ciudad. Pero no tiene nada que ver la morbosa trama que rodo David Lynch.

Haight-Ashbury

Además del cine, si vas a San Francisco es obligado mencionar los 60, la bohemia, las drogas y el ambiente de libertad del movimiento hippie. Huellas de aquellos las verás y olerás en el barrio de Haight-Ashbury. Si buscas ropa alternativa, artesanías, buenos conciertos, cafés míticos, las calles de este barrio multicolor son tu destino.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *