Zurich

GU√ćA DE ZURICH

Viajes ¬Ľ viajes ¬Ľ GU√ćA DE ZURICH

Si vas Zurich, por motivos de turismo. Si el motivo de tu viaje es otro, te sobran las líneas que vienen a continuación. Te basta con elegir alguno de los muchos bancos que encontrarás en el centro de esta ciudad del norte de Suiza, apuntarte la dirección, y decírsela al taxista en el propio aeropuerto, que gustoso te llevará hasta la puerta de entidad bancaria. Bueno, si vas a hacer turismo, la recomendación es tomárselo con mucha calma. Aplicar un espíritu mediterráneo a esta ciudad tan europea.

De turismo a Zurich

[codespacing_progress_map carousel=¬Ľyes¬Ľ zoom=¬Ľ13″ center_at=¬Ľ47.3686498,8.539182500000038″]

La gastronomía suiza

Con esa tranquilidad, empieza por probar la cocina típica. En el cuidado centro histórico de Zurich vas a encontrar muchos restaurantes y tabernas, casi todo ellos de un aspecto muy atractivo a la vista. Y si te gusta la comida contundente, también serán muy agradables al paladar. Para pedir tu comida no te harán falta muchos intérpretes ya que son habituales las cartas en alemán, francés e inglés, incluso en italiano.

Casi todos los platos que ver√°s son variaciones de cuatro ingredientes: patatas, queso, carne y salchichas, o sea carne. Una elecci√≥n sorprendente es el r√∂sti, una tortilla de patatas sin huevo. Pero si quieres algo delicado, lo tuyo es o un plato de geschnetzelten kalbfleisch, estofado de carne con setas o el z√ľrigschn√§tzlets, es decir, carne con crema. O bien, puedes optar por lo m√°s t√≥pico que es una fondue de queso. Aunque para t√≥pico el postre, algo con chocolate, sin dudarlo.

Las cataratas del rin

Proponte bajar esa tripa tan llena, y busca el modo de salir del centro de Zurich. Ya volverás. Escápate hasta las cataratas del Rin, en las inmediaciones de la ciudad de Schaffhausen. Un espectáculo natural increíble por la cantidad de agua que acarrea y que contrasta enormemente con el ordenado urbanismo y el modo de vida suizo.

El centro de zurich

De vuelta en la ciudad, ded√≠cate a pasearla. A caminar por sus pintorescas calles, muchas de ellas peatonales. Y de vez en cuando busca alg√ļn hueco entre las casas para atisbar el paisaje circundante de monta√Īas que envuelven a la poblaci√≥n. Con esos paseos, tarde o temprano desembocar√°s en el lago de Zurich, que le da frescura y un aire de leyenda a la ciudad tan moderna.

Munsterhof

Tambi√©n paseando por el n√ļcleo hist√≥rico, casi sin querer llegar√©is a la plaza de Munsterhof. All√≠ se eleva la iglesia de Fraumunster, un templo que os atraer√° por la espigada aguja azul que corona su campanario. Pero hay m√°s sorpresas en esta iglesia originada en el siglo IX. Tambi√©n ver√©is unas vanguardistas vidrieras que dise√Ī√≥ Marc Chagall en 1970.

Esta combinación entre un largo pasado y la modernidad es una de las sensaciones que más apreciaréis durante vuestra visita a Zurich. Por ejemplo, si acudís al Centro Le Corbusier en el Parque de Zurichhorn.

De noche por zurich

Y tambi√©n esa extra√Īa mezcla entre historia y modernidad la hallar√©is en uno de los lugares m√°s habituales para ir a cenar y beber una copa. La zona de Niederhorf, donde el conjunto arquitect√≥nico del siglo XIV es la peculiar ambientaci√≥n para los numerosos pubs y restaurantes que abren sus puertas en estas calles empedradas.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *