• Menu
  • Menu
Viajes » EEUU

Tag - EEUU

san diego

GUÍA DE SAN DIEGO

El estado de California es en sí mismo un país dentro de Estados Unidos. Decir que vas a viajar a California es tanto como no decir nada, porque dentro de su amplia extensión, un poco menor que España, puedes encontrar lugares de lo más variopinto. Aquí va una recomendación, un viaje a San Diego, al sur, tan al sur, que si cruzas la vecina frontera con México, de pronto te encontrarás en Tijuana.

SAN DIEGO, A ORILLAS DEL PACÍFICO

SAN DIEGO HUELE A ESPAÑOL

El propio nombre ya nos lo indica. La vecindad con México lo certifica. Y durante la visita irás sin duda a otro lugar con denominación española, el Balboa Park, cuyo nombre recuerda a Vasco Núñez de Balboa, el primer europeo que vio las aguas del océano Pacífico. En la extensión de estos jardines, que son el parque culturaL urbano más amplio de Estados Unidos puedes pasar días, más aún si te dedicas a entrar en sus quince museos o en su zoo. Pero estando en San Diego, sin duda tienes que pasar unos buenos ratos a orillas o navegando en ese océano descubierto por el explorador de origen extremeño.

EL OCÉANO PACÍFICO A LA ALTURA DE SAN DIEGO

En lo que sería el término municipal de San Diego puedes encontrar más de 100 kilómetros de costa en la que abundan las típicas playas californianas. No obstante si hay una zona de ese litoral que tienes que conocer es la del barrio de La Jolla. Un paraíso para los bañistas, pero también para los fotógrafos, sobre todo al amanecer y el atardecer, por sus calas, sus arenas y sus acantilados. Es muy posible que vayas más de una tarde a recorrer esta zona, que cada vez es diferente. Otra opción es embarcar en los barcos que recorren la bahía de San Diego y los alrededores. No obstante, si eres más comodón, también puedes visitar otra zona a orillas del océano, se trata de Belmont Park, el típico parque de atracciones estadounidense vecino al mar. Por mucho que te lo imagines porque has visto montañas rusas de este tipo en las películas, no dejará de alucinarte. Aunque si quieres alucinar más, tienes que entrar al USS Midway, un portaaviones reconvertido en museo. También lo has visto en películas, pero ni te lo imaginas.

HOTEL DEL CORONADO Y EL CENTRO HISTÓRICO

Otro lugar que te puede dejar pasmado es el Hotel del Coronado, sobre todo si consigues entrar, no te digo ya alojado en él. Un edificio victoriano, construido en 1888, que todavía abre sus puertas a los huéspedes para agasajarles con los más exclusivos servicios. Obviamente, la estancia aquí no está al alcance de todos los bolsillos. En cambio cualquiera puede pasear por Gaslamp Quarter, el distrito antiguo de San Diego, el cual conserva casi intacta su apariencia de principios del siglo XX, completamente rodeada por los grandes edificios de acero y cristal de la metrópoli moderna. Un contraste de lo más sugerente. El sitio ideal para dar un paseo y tomar algo. Y hablando de comer, te habrás de decantar entre el norte o el sur de la frontera. Hamburguesas o tacos. Cualquiera de las dos opciones ya son la comida típica, independientemente de su origen.

Orlando

GUÍA DE ORLANDO

Este es un viaje para familias principalmente. Si estás pensando en proporcionarles a tus hijos el viaje que recordarán toda su infancia, por el que presumirán durante meses en el cole, y que seguramente deje una huella indeleble toda su vida. Entonces ahorra y busca un viaje a Orlando.  Puede parecer que va a ser muy caro, pero se pueden encontrar ofertas en vuelos, jugando con los diferentes aeropuertos internacionales que hay en Florida.  Y desde luego hay pequeños chollos de hoteles, en los que una habitación para pareja y dos hijos, por ejemplo, te salga por menos de 300 euros toda la semana. Es bueno perder un tiempo en encontrar alguna ganga, porque no hay que engañarse, luego te dejarás una pasta en entrar al sinfín de parques temáticos que hay en Orlando.

ORLANDO, EL MAYOR PARQUE DE ATRACCIONES DEL MUNDO

Walt Disney World

El parque de los parques. Aquí no solo tus hijos, tú también alucinarás y volverás a la niñez. En realidad, Disney World, es eso, todo el mundo Disney. Desde el castillo de Cenicienta en el Magic Kingdom hasta bailes con la rata más famosa del mundo: Mickey. Atracciones continuas, fotos, barcos pirata con un Jack Sparrow edulcorado, canciones, desfiles… Una recomendación, bueno dos. La primera calzado cómodo, y la segunda ten claro la cantidad de dinero a gastar. Te costará alguna que otra discusión con tus hijos, pero si no es así, el mundo de fantasía se puede convertir en una auténtica ruina.

Más parques de atracciones

Parece que todo es Disney en Orlando, pero no. También se puede visitar el Seaworld y el Aquatica. Un complejo donde el agua, la fauna marina y las atracciones son las grandes protagonistas. La verdad es que, teniendo en cuenta los calores del clima de Florida, es muy recomendable, porque uno se pasa el día viendo espectáculos en la zona del zoo y luego haciendo vertiginosas y refrescantes piruetas, siempre mojado. Otra opción es acudir a Gatorland, otro parque de un animal acuático, caimanes, especie emblemática de los pantanosos terrenos de los Everglades. En cambio si prefieres otra temática distinta, entonces dispones del Centro Espacial Kennedy. Un divertido e ilustrativo homenaje a la carrera espacial estadounidense, donde uno puede intuir lo que es ser un astronauta en el Space Shuttle Launch Experience. Ahí se embarca en un trasbordador y se realiza un viaje virtual similar a un despegue rumbo al cosmos.

Un poco de relax

Lo cierto es que tanto parque temático llega a estresar. Así que en la misma Orlando se puede ir con la familia de picnic a los Jardines de Harry P. Leu. Busca una sombra al mediodía, y aunque parezca un inconveniente desea que llueva con la caída de la tarde. Es gratis, y es un espectáculo natural sobrecogedor. Las peculiares condiciones de la atmósfera de Orlando hacen que se generen tormentas eléctricas de luminosos relámpagos que proporcionan un verdadero show en el cielo. Parece que la naturaleza se ha puesto de acuerdo para que en Orlando, hasta la lluvia se transforme en una atracción de parque temático.