• Menu
  • Menu
Viajes » modernismo

Tag - modernismo

Palau-de-la-Musica-Catalana

Palau de la Música Catalana

Este edificio ubicado en el céntrico barrio de La Ribera posee dos grandes valores. En primer lugar su propia valía arquitectónica, ya que se trata de una de las mejores construcciones modernistas de Barcelona y que desde 1997 integra la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Y en segundo lugar, es un activo cultural muy importante para la ciudad con la programación de conciertos y diversos eventos de categoría.

El Palau y el Modernismo

El Palau de la Música Catalana es una de las obras emblemáticas del célebre arquitecto modernista Lluis Domènech i Montaner, quién lo construyó entre 1905 y 1908 por encargo del Orfeó Català. En su ejecución, el arquitecto hizo que participaran los artesanos catalanes de mayor renombre en la época, por lo que el edificio es todo un derroche de maestría decorativa y de imaginación.

El repertorio decorativo del Palau

Ya desde el exterior se puede valorar el inmenso atractivo ornamental que posee. En su fachada se observan mosaicos, capiteles muy decorados, o un grupo escultórico que es la personificación monumental de la música popular catalana. Y una vez dentro, tanto en el vestíbulo como en el propio restaurante que existe, se pueden ver unas originales columnas de azulejos.

Si bien el mayor impacto visual se aprecia al descubrir el auditorio, al que se accede subiendo unas escaleras. Allí se dispone un gran techo compuesto por vidrieras en tonos azules y dorados, con un claraboya central majestuosa que baña de luz natural todo el recinto.

Las polémicas del Palau

La belleza del edificio es indudable, sin embargo, desde sus mismos inicios no se ha librado de agrias polémicas. Por ejemplo, el escritor Josep Plá, todo un referente de las letras y la cultura catalana, lo calificó de horrible, así de sencillo. Además, Domènech i Montaner no se presentó el día de la inauguración, enfadado lógicamente porque todavía tenía muchas facturas pendientes de pago. Y hablando de dinero, en los últimos años el edificio ha sido el protagonista de un escandaloso caso de fraude por parte de las autoridades catalanas.

La visita al Palau

Más allá de los temas polémicos y económicos, lo cierto es que el Palau de la Música merece una visita. SE trata de una visita de pago y se hace imprescindible reservar con antelación e integrarse en un grupo de unas cincuenta personas para hacer el recorrido turístico y descubrir todos sus secretos.