• Menu
  • Menu
Viajes » playa

Tag - playa

seattle

GUÍA DE SEATTLE

Situada en el extremo noroccidental de los Estados Unidos, el viaje hasta Seattle es largo, pero merece la pena. Es conocida con el sobrenombre de lA Ciudad Esmeralda, pero bien podría ser nombrada como la ciudad del agua, porque está completamente rodeada. Al oeste el canal Puget, al este el Lago Washington, al norte el Lago Unión, y además el Pacífico está al lado. Y por si fuera poco la lluvia. Llueve mucho, no será difícil que uses el paraguas durante tu viaje. ¿Inconveniente? Bueno, tómatelo como que es parte de su encanto. En cualquier serie o peli que sale Seattle, la lluvia se convierte en un personaje más. Haz lo mismo durante tu viaje. No obstante, si tienes la suerte de disfrutar de unos días claros, tendrás la oportunidad de ver el pico volcánico Monte Rainer hacia el sur. Y es que aunque Seattle es una gran ciudad muy moderna, está rodeada por algunos de los paisajes más espectaculares de todo el país.

SEATTLE O LA CIUDAD ESMERALDA

EL SEATTLE CENTER Y EL MERCADO PIKE PLACE

Además de la lluvia, el Seattle Center es otro de los emblemas de la urbe. Puedes subir hasta arriba en un ascensor y disfrutar de unas vistas espectaculares. A tus pies van a quedar el Centro de Ciencias Pacific, la Casa de la Ópera, el Museo y el Teatro infantil, o el nuevo Experience Music Project, además de un centro comercial enorme. Aunque para compras las que podrás hacer en el Mercado Pike Place, asomado a los muelles del Canal Puget. Aquí lo más espectacular es el mercado de peces voladores. Y es que los vendedores se arrojan los pescados entre sí, aunque tú pases por ahí, atención puede que algún pez sobrevuele tu cabeza.

LA COSTA

Justo detrás de este entretenido mercado está la zona costera donde podrás encontrar muchos restaurantes y atracciones. Por ejemplo allí está el acuario o el teatro Omnimax. E igualmente en los muelles puedes embarcar para hacer un breve crucero alrededor de la ciudad, lo puedes hacer en barcos turísticos, en lanchas o en veleros. Lo que prefieras y te deje tu bolsillo. Pero es una actividad de lo más recomendable durante el viaje a Seattle porque proporciona una visión diferente de la metrópoli.

EL DISTRITO HISTÓRICO

Cuando desembarques puedes acercarte caminando hasta la plaza Pionner, donde se eleva un tótem que recuerda a los indios nativos que están personificados en la figura de bronce de unos de sus jefes Sealth. A su alrededor está la arquitectura de estilo victoriano más antigua de la ciudad, y puedes encontrar durante el día tiendas de ropa, librería y anticuarios. Y por la noche abren los clubes nocturnos y muchos cafés.

LOS ALREDEDORES

Si viajas a Seattle no vas a estar dos días. Estarás más o estás loco. Por eso aprovecha para salir de la ciudad y ver sus alrededores. Puedes ir al Parque Nacional Olímpico al otro lado del Canal Pugent. Y un poco más lejos te queda el Monumento Nacional de Santa Helena y las Montañas Cascade. Mientras que por vía marítima puedes llegar hasta el Archipiélago de San Juan, donde verás ballenas y focas en su hábitat natural, completamente salvaje.

san diego

GUÍA DE SAN DIEGO

El estado de California es en sí mismo un país dentro de Estados Unidos. Decir que vas a viajar a California es tanto como no decir nada, porque dentro de su amplia extensión, un poco menor que España, puedes encontrar lugares de lo más variopinto. Aquí va una recomendación, un viaje a San Diego, al sur, tan al sur, que si cruzas la vecina frontera con México, de pronto te encontrarás en Tijuana.

SAN DIEGO, A ORILLAS DEL PACÍFICO

SAN DIEGO HUELE A ESPAÑOL

El propio nombre ya nos lo indica. La vecindad con México lo certifica. Y durante la visita irás sin duda a otro lugar con denominación española, el Balboa Park, cuyo nombre recuerda a Vasco Núñez de Balboa, el primer europeo que vio las aguas del océano Pacífico. En la extensión de estos jardines, que son el parque culturaL urbano más amplio de Estados Unidos puedes pasar días, más aún si te dedicas a entrar en sus quince museos o en su zoo. Pero estando en San Diego, sin duda tienes que pasar unos buenos ratos a orillas o navegando en ese océano descubierto por el explorador de origen extremeño.

EL OCÉANO PACÍFICO A LA ALTURA DE SAN DIEGO

En lo que sería el término municipal de San Diego puedes encontrar más de 100 kilómetros de costa en la que abundan las típicas playas californianas. No obstante si hay una zona de ese litoral que tienes que conocer es la del barrio de La Jolla. Un paraíso para los bañistas, pero también para los fotógrafos, sobre todo al amanecer y el atardecer, por sus calas, sus arenas y sus acantilados. Es muy posible que vayas más de una tarde a recorrer esta zona, que cada vez es diferente. Otra opción es embarcar en los barcos que recorren la bahía de San Diego y los alrededores. No obstante, si eres más comodón, también puedes visitar otra zona a orillas del océano, se trata de Belmont Park, el típico parque de atracciones estadounidense vecino al mar. Por mucho que te lo imagines porque has visto montañas rusas de este tipo en las películas, no dejará de alucinarte. Aunque si quieres alucinar más, tienes que entrar al USS Midway, un portaaviones reconvertido en museo. También lo has visto en películas, pero ni te lo imaginas.

HOTEL DEL CORONADO Y EL CENTRO HISTÓRICO

Otro lugar que te puede dejar pasmado es el Hotel del Coronado, sobre todo si consigues entrar, no te digo ya alojado en él. Un edificio victoriano, construido en 1888, que todavía abre sus puertas a los huéspedes para agasajarles con los más exclusivos servicios. Obviamente, la estancia aquí no está al alcance de todos los bolsillos. En cambio cualquiera puede pasear por Gaslamp Quarter, el distrito antiguo de San Diego, el cual conserva casi intacta su apariencia de principios del siglo XX, completamente rodeada por los grandes edificios de acero y cristal de la metrópoli moderna. Un contraste de lo más sugerente. El sitio ideal para dar un paseo y tomar algo. Y hablando de comer, te habrás de decantar entre el norte o el sur de la frontera. Hamburguesas o tacos. Cualquiera de las dos opciones ya son la comida típica, independientemente de su origen.